5 PASOS PARA SER TÚ MISMO

Coaching personal y laboral

5 PASOS PARA SER TÚ MISMO

5 PASOS PARA SER TÚ MISMO

¿Has visto la serie televisiva VELVET?.  Yo sí, disfruto observando el papel que desempeñan cada uno de los personajes.

En este post voy a centrarme en Pedro. Pedro es de esas personas a las que solo con mirarle a la cara se sabe que es un buen tipo. Es amable, buen compañero, siempre de buen humor…  es un muchacho encantador. Pero Pedro tiene un desafío: NO SABE DECIR QUE NO. Esto le lleva a aguantar situaciones que NO quiere aguantar por no poner límites.

He tomado prestado un párrafo de Eugênio Mussak, para ponernos en situación:

 “Debemos recordarnos que el ser humano es un animal gregario, es decir, vivimos en grupo, nos necesitamos unos a otros para obtener comida, darnos seguridad y construir conocimiento. Así, creer que sea posible no recibir influencia de los demás es imaginar lo improbable. El problema está en saber cómo construir una personalidad capaz de filtrar los estímulos exteriores recibiendo los buenos, bloqueando los malos y diferenciarlos entre sí”.

Para dar respuesta a esta pregunta, comparto contigo los 5 pasos que a mí me han ayudado, por si quieres probarlos.

 

  1. Dedica tiempo a conocerte.

Mírate al espejo y busca lo que más te guste de ti (el atractivo puede ser externo o interno). Fíjate sólo en eso, olvida lo demás. Busca alguna frase, canción, color, olor… que te recuerde esa faceta de ti y llévalo contigo a todas partes. Será tu anclaje y podrás tirar de ello en los momentos de bajón, porque te recordará lo grande y UNICO que eres.

No busques la perfección. Amigo, la perfección NO existe, y si existiera, ¿para qué quieres ser perfecto?. Además, ¿qué es ser perfecto?, seguro que si lo preguntas puedes obtener infinidad de distintas respuestas. Como decía Oscar Wilde “Se TÚ mismo, todos los demás están ya ocupados”.

Márcate los 4 propósitos (http://occoach.es/coaching-en-madrid-cuatro-propositos/) como motor de tu vida. En cuanto empieces a ponerlos en marcha notarás la diferencia y eso te dará motivación suficiente para seguir adelante.

 

  1. Desarrolla tu inteligencia emocional.

La Inteligencia Emocional, tan poco usada y tan necesaria en el mundo de las relaciones.

En mi post http://occoach.es/emocionalmente-inteligentes-2/ comento las 5 habilidades de la Inteligencia emocional. Échale un vistazo, descubrirás que los conceptos son sencillos y ¿la puesta en práctica?, pues como todo, es cuestión de ponerse y practicar, ¿o acaso naciste sabiendo montar en bicicleta o conducir un coche?.

 Estas habilidades te ayudarán a decir NO cuando no quieras hacer algo, a decir lo que piensas, a pedir lo que necesitas….sin herir y/o dañar a la persona que recibe la respuesta. En definitiva, a mejorar tu comunicación y relaciones, reforzando tu YO. FANTASTICO, ¿verdad????.

 

  1. Rodéate de gente que te empodere.

¿Gustarle a todo el mundo?, ¿para qué?, ¿para tener miles de seguidores en Facebook con los que no tienes ningún tipo de relación?. VENGA YA!!!!!.

Quédate con la gente que le gustas tal cual eres, que te quiera tal cual eres. Quédate con la gente de la que puedas aprender, con la que puedas CRECER, ¿qué mejor regalo?. Como dijo Jim Morrison “Un amigo es aquel que te da libertad de ser TÚ mismo”.

Quédate con la gente que te infunda energía para hacer lo que REALMENTE te guste, los que te desafíen, los que te animen a salir de tu zona de confort…. Lo sé, el grupo será muy reducido, pero tan valioso y tan auténtico que no echarás en falta a nadie más.

 

  1. Busca tiempo para hacer lo que realmente te gusta.

Basta ya de excusas, siempre puedes sacar tiempo para hacer lo que te gusta. ¿Te has parado a pensar el tiempo que desaprovechas durante el día?. Te animo a que sumes los minutos al día que dedicas a leer y contestar mensajes del móvil; a que sumes los minutos al día que dedicas a ver programas de televisión que ni fu ni fa; a que sumes los minutos al día que dedicas a “brujulear” en internet (Facebook, Twitter, Google+, etc) sin objetivo alguno.

¿Has sumado todos esos minutos?. ¿El resultado es VARIAS horas?. Ok, ¿qué te parece si reservas UNA de esas horas diarias a dedicarlo a ti, a lo que realmente te gusta?. Por ejemplo, caminar; o charlar con ese amigo/a que hace tiempo no sabes nada de él/ella; o leer ese libro que tienes aparcado desde hace siglossss; o ver esa peli que tiene tan buena pinta; o a que te den ese masaje en el SPA que te va a relajar hasta las pestañas; o apuntarte (si te apuntas es para IR, eh!!!) a clases de baile, zumba, pilates……

Esto sólo son algunos ejemplos, seguro que TÚ tienes ya algo en mente, ¿a qué esperas para empezar?. Es lo que más cuesta, EMPEZAR, ahora, una vez que empiezas, que disfrutas (recuerda que se trata de hacer lo que REALMENTE TE GUSTA), que recuerdas esa sensación….. te motivará a seguir adelante.

 

  1. Disfruta los pequeños detalles.

Todos los días disfrutamos de cosas a las que no le damos importancia, porque siempre están ahí. De hecho, solemos tomar conciencia de ellas cuando dejamos de tenerlas. Mi recomendación es que observes, seas consciente y lo disfrutes. ¿A qué me refiero?.

Un día de sol, cuando sales a la calle, aunque sea para ir/volver del trabajo, facultad, instituto…. ¿has observado la sensación de los rayos de sol en tu cara?, ¿y los colores alrededor?, ¿te has fijado en todo lo que rodea tu camino hasta o desde tu casa?: los árboles, las casas, las personas……

Esa sonrisa que recibes de alguien conocido, o incluso desconocido, y te hace devolver la sonrisa, ¿qué sientes en ese momento?. De hecho, prueba un día a ir sonriendo por la calle (porque SI, sin motivo, considéralo como un experimento) y observa lo que pasa a tu alrededor.

Paseando, andando cerca de plantas/flores, ¿has percibido el aroma?. Si además de percibirlo, cierras un momento los ojos es muy probable que te evoque algún recuerdo y que ese recuerdo sea agradable, y que esto te haga sonreír, y que con tu sonrisa puesta te cruces con personas que te sonrían de vuelta….. Puede sonarte muy naiff, o flower power, y lo cierto es que funciona. ¿No me crees?, prueba y me cuentas ;-)

Estos son algunos ejemplos, seguro que a ti se te ocurren muchos más. Te propongo un juego: cada día, busca un pequeño detalle que te haga sentir bien, del que no hayas sido consciente, y escríbelo. Al cabo de una semana, revisa lo que has escrito. Mantén la práctica durante un mes, vuelve a revisar…. ¿Qué efecto tiene en ti?.

 

Cómo todo en MI vida, es cuestión de empezar, practicar, disfrutar y aprender, y repetir el ciclo: empezar, practicar, disfrutar y aprender….

Por mucho que yo te cuente, o te cuente el resto, sólo si TÚ lo vives (de la manera que a TI te funcione), serás capaz de sentir los beneficios. ¿Quieres probar?, ¿qué puedes perder?, yyyyy ¿QUE PUEDES GANAR?.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Añadir comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies