CUANDO SEA FELIZ

Coaching personal y laboral

CUANDO SEA FELIZ

CUANDO SEA FELIZ

He de decir que empecé a leer este libro de Mónica L. Esgueva con varios prejuicios: el título Cuando sea feliz, y esa imagen de portada (piernas de mujer andando descalza sobre la hierba con su vestidito blanco virginal…..), vaya “pasteleo” de libro pensé, antes si quiera de haber leído una página.

Aun así, siendo coherente a mi nueva actitud de “no pre-juzgues, dale una oportunidad”, decidí leer el libro y…..¡¡¡no puedo alegrarme más de haber tomado esta decisión!!!!!.

El estilo de Mónica (tan fácil de leer), los conceptos (tan sencillos), las “perlas” (las frases de diferentes escritores, intelectuales, médicos….) que acompañan cada capítulo para reafirmar el tema que se está desarrollando…, hacen que la lectura del libro sea recomendable para todo tipo de lectores. Cómo Mónica dice “lo que en este libro se propugna es sencillo, aunque no fácil”.

La conclusión es rotunda: “nadie puede hacernos felices, porque ese es un estado que ni se compra ni se alcanza a través de los demás”.

A través de la lectura he ido haciendo un viaje, profundo y placentero. Desde el sufrimiento (encontrarle el sentido, distintas filosofías sobre el sufrimiento, qué lo provoca…), pasando por las sogas que nos ahogan y cómo trabajar/lidiar con cada una de ellas (ira, apego, ego, miedo, envidia, deseo, ignorancia, exceso de preocupación..), poniendo los cimientos sólidos para el bienestar interior (compasión, gratitud, altruismo, relaciones cercanas, autoestima, liberarse de los resultados, generosidad, sentido del humor, paciencia, perdón, optimismo, meditación, paz interior, fluir, la muerte…), para terminar con la verdadera dirección hacia la felicidad (¿compra el dinero la felicidad?, adaptación, encontrar sentido a la existencia y tener claro que estamos al volante).

El capítulo que más impacto ha tenido en mí, es el dedicado a la gratitud, específicamente, el párrafo: “La práctica de la gratitud es una disposición plena de sensibilidad –no sensiblería- hacia lo que nos rodea, una percepción ampliada y positiva hacia lo hermoso, una toma de conciencia de los dones que recibimos con asiduidad, un contento que nos hace disminuir el nivel de exigencias y necesidades superfluas.”

Cuando tengo una día “negro” (ahora me gusta llamarlo “día de profundo aprendizaje”), me acuerdo de esta frase y noto como mis músculos se relajan, disminuye la tensión y vuelvo a ser consciente de TODO lo bueno que tengo y por lo que estoy sumamente agradecida.

Doy las gracias por despertar, por disponer de un nuevo día del que disfrutar, por mi familia y amigos, por mis gatos, por toda la gente que he conocido y sigo conociendo….. Gracias coaching por haber entrado en mi vida, me has permitido (y me permites), quitarme prejuicios, ampliar miras y CRECER.

¿Y tú?, ¿por qué das las gracias?.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Añadir comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies