SIENTO RABIA, ¿CÓMO LO GESTIONO?

Coaching personal y laboral

SIENTO RABIA, ¿CÓMO LO GESTIONO?

SIENTO RABIA, ¿CÓMO LO GESTIONO?

Entender la rabia, qué es y qué se esconde tras ella, puede ayudarnos en su gestión.

¿Te han alentado alguna vez a reprimirla?. A mi SI, y ¿esto ayuda o no?. Te invito a que me acompañes a descubrir más sobre la rabia y, a partir de ahí, decidir lo que hacer con ella, ¿qué te parece?.

 

¿Qué es la rabia?

Desde una perspectiva evolutiva, la rabia es la emoción primaria encargada de desencadenar la respuesta de auto-defensa cuando nuestros derechos corren peligro.

Bilodeau la define así: La rabia es un sentimiento que protege la identidad y la dignidad de una persona, ya que es un sentimiento natural y básico que se experimenta cuando alguien se percibe tratado de una maneja injusta. Siendo utilizado de forma eficiente contribuye al fortalecimiento de una adecuada autoestima, ya que al expresar lo que se siente, piensa y necesita se establecen límites de contacto y se autoafirma.

Muchos son los autores que la han definido, de manera descriptiva, desde un punto de vista cognitivo,……diferentes observadores, diferentes valoraciones. Ahora, en lo que todos coinciden es que, la rabia tiene como función preparar el organismo, aumentando el vigor, la fuerza, la resistencia y otros recursos, movilizándolo para la autodefensa o para la eliminación de obstáculos para conseguir sus metas.

En este contexto, la rabia es entendida como una función del organismo que facilita la satisfacción de sus necesidades, y el restablecimiento del estado de equilibrio del organismo en relación con el ambiente.

La rabia es una emoción inherente al ser humano, y que aunque culturalmente se han empeñado en catalogarla como “emoción mala o negativa”, está incluida dentro de las cuales consideramos emociones básicas: Tristeza, Amor, Poder, Rabia, Alegría y Miedo Lógico. La rabia seria producto de un miedo existencial junto al miedo lógico y la tristeza.

 

¿Qué se esconde detrás de la rabia?

La emoción de rabia proviene de una experiencia emocional antigua que al chocar con la situación actual conecta con un recuerdo de tristeza, dolor o miedo y surge la necesidad de defensa. Hay en ello una cuestión de supervivencia ya que toca un miedo existencial a no ser querido, a ser abandonado o a ser invadido.

Nos escondemos detrás del disfraz de la rabia, para evitar sentirnos vulnerables o frágiles. Es un tipo de respuesta que esconde miedo ante la imposibilidad de expresar sentimientos y necesidades que, con frecuencia, quedaron bloqueados.

 

¿Cómo gestionar la rabia?

Gestionar la rabia consiste, a nivel cerebral, en conectar nuestros impulsos emocionales con nuestro razonamiento.

Y, no nos equivoquemos, conectar nuestros impulsos emocionales con nuestro razonamiento NO significa contener la rabia. Imagina un caudaloso río que provoca continuas inundaciones, ¿qué solucionaría el problema, construir diques cada vez mayores que podrían romperse y provocar mayores destrozos, o construir canales que puedan conducir el agua sin destrozar nada?. De eso se trata, de CANALIZAR LA RABIA, para que no nos destruya.

Comparto contigo lo que a mí me ha ayudado a canalizar la rabia:

  • Evito la acumulación de pequeñas tensiones que pueden acabar en una explosión de ira. Para ello, escojo un momento propicio para comunicarme cuanto antes con la persona, intentando expresar con claridad la situación y los propios sentimientos, sin acusar al otro, desde una actitud que busque la resolución del conflicto.

 

  • Si la rabia se ha acumulado cojo un bolígrafo y papel, y escribo una carta expresando toda la rabia que siento, lo más detallado posible. Es curioso sentir cómo después de escribir, la rabia disminuye, la mente se aclara y da luz a puntos de vista que no había observado antes.

 

  • Y lo que me ha resultado más efectivo es buscar el origen de la rabia. Este camino lo puedes hacer sólo, o puedes hacerlo acompañado. Yo prefiero hacerlo acompañado. Hacerlo acompañado me ayuda a observar la rabia, a observar las emociones y pensamiento que hay debajo. Al hacerlo acompañado, siento el apoyo y la protección cuando sale mi niña indefensa y asustada. Al hacerlo acompañado, desde el respeto y la aceptación, siento que “es Ok, que no pasa nada por expresar mi rabia, por SENTIR”, y esto me ayuda a bucear hasta el origen de mi rabia. Encontrar el origen, y ser consciente de ello, para mí, es el más potente DESTRUCTOR de rabia.

 

¿Y tú?, ¿cómo gestionas tu rabia?. ¿Y cómo te gustaría gestionarlo?.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Añadir comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies