Mi necrología

Coaching personal y laboral

Mi necrología

Mi necrología

¿Qué me gustaría dijeran de mi cuando esté muerta?

Creo que es la tercera o cuarta vez que me siento para intentar escribir mi necrología.

Pensar en mi muerte,  no me produce miedo, ni “yu yu”, más bien curiosidad. De hecho, prefiero pensar en la mía que en la de los demás, sobre todo, la de mis seres queridos, eso sí me causa dolor.

Y ¿para qué pasar por esto?. Es curioso, una vez que le he quitado la parte emocional y me lo he planteado como “un juego”, me he dado cuenta que es una herramienta de coaching muy potente: para descubrir lo que realmente es importante para mí y, para darme luz sobre cuál es mi meta en la vida.

Os recomiendo que lo hagáis (en unas 300 palabras) y después observéis como os sentís. ¿Qué has descubierto?-

¡¡¡Ahí va la mía!!!:

Olga Cubillas Rodríguez una persona que supo VIVIR INTENSAMENTE.  Alguien que tocó el cielo y se bebió, en muy buena compañía, los pasajes del infierno.

Cayó, se levantó, volvió a caer, y volvió a levantarse. Las experiencias de aprendizaje la hicieron fuerte, que NO dura.

Rebosaba sensibilidad y amor, y le encantaba compartirlo. Maduró: lloró y pidió ayuda cuando lo necesitaba.

Era coherente con lo que decía y hacía (bueno, casi siempre, y cuando no, lo reconocía), y aprendió a que le importarse un carajo (MeLaBufa, gracias Isma!!!!!) lo que dijeran los demás de ella. Fue auténtica!!!!!

Vivió cada momento como si fuera el último, como si mañana se fuera a terminar el mundo, sin prisa, sin pausa, intenso, muy intenso.

Viajó muuuuuuuuuuucho. Distintos países, distintas culturas, distintos olores, distintos sabores, distintos sonidos…..todo distinto, diferente. Buscaba la heterogeneidad porque le hacía aprender, abrir su mente, cuestionarse a sí misma y a su entorno, y sobre todo, sobre todo, sobre todo……. RESPETAR.

Reía, reía…… reía a carcajadas, hasta tener agujetas en la cara y estómago. Contagiaba su risa, y con ella (su risa) un día muy gris parecía despejarse.

Daba abrazos y besos de verdad, de esos de los que no podías escapar (porque ella no te dejaba ;-)) hasta que tu cuerpo se relajaba, se dejaba llevar y sentías como, con ese abrazo, te decía: “te quiero, y te querré siempre”.

Pedía perdón cuando era consciente que había hecho daño. Nunca provocó dolor de forma intencionada (a ella le dolía más el descubrirlo); por ello pedía perdón, por ese dolor que no quería causar. Aunque esto no le impidió decir lo que pensaba o lo que sentía desde el corazón, desde el respeto, con cariño y con firmeza. No tenía doble fondo, “lo que ves es lo que hay” (una de sus frases favoritas) no por prepotencia, sino desde la humildad, honestidad y trasparencia.

“Semper Fi” (Semper fidelis = siempre fiel), a sus valores, a sus principios, a su familia, a sus amigos, a sus compromisos (los que ella adquiría, ya que tampoco permitía que alguien se comprometiera por ella……). Olga SEMPER FI!!!!!!!!

Daba las gracias por todo, por la familia (su sostén, soporte, bombona de oxígeno, confidentes, amigos y amados) por los amigos, por los días de sol, por esos buenos momentos en terracitas, por esas buenas comidas, por esas risas y llantos compartidos, por los aprendizajes, por sus animales, por los animales de otros,………por la VIDA!!!!

Cumplió su sueño, (vendito sueño!!!!), dar mucho AMOR y recibirlo.

Murió PLENA, sonriendo y con una canción en los labios “because I´m happy”.

No vamos a echarte de menos, no vamos a llorar por ti. Reiremos y cantaremos pensando en ti. No nos dejas porque siempre estarás en nuestro corazón. TE QUEREMOS!!!!!

 

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Añadir comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies