AGRADECIMIENTO, GRATITUD, GRACIAS

Coaching personal y laboral

AGRADECIMIENTO, GRATITUD, GRACIAS

AGRADECIMIENTO, GRATITUD, GRACIAS

Muchas gracias por estar ahí, mi más sincero agradecimiento. Gracias por acompañarme leyendo este post. Mil gracias por ser TÚ.

Dime, ¿cómo te has sentido al leer estas frases?, ¿eufórico?, ¿emocionado?, ¿reconfortado?…. en cualquier caso una sensación positiva.

Si, este es el fantástico efecto que tiene el agradecimiento. Es tal la importancia que la gratitud tiene en nuestro bienestar emocional que, en los últimos años, la psicología científica ha realizado varios estudios al respecto.

Uno de ellos en la Universidad de California. Se pidió a la mitad de los participantes que, durante 10 semanas, hicieran una lista de cosas por las que dar las gracias. La otra mitad, tenía que escribir sobre un tema neutro. Pasadas 10 semanas, las personas que habían practicado la gratitud se sentían un 25% más felices y satisfechas con la vida.

Hace miles de años que la gratitud es una pieza clave en la filosofía budista y en Occidente (todavía en pañales) estamos comenzado a creer en su enorme poder. Cuando se practica la gratitud, nos damos cuenta que puede cambiar radicalmente nuestra vida porque nos permite adoptar una perspectiva diferente, más centrada en el aquí y ahora, focalizada en lo que tenemos más que en lo que nos falta.

 

La gratitud no implica solamente sentirse mejor sino también pensar mejor. ¿Qué significa?, pues que no se trata de una sensación efímera sino que perdura en el  tiempo, que genera cambios en nuestra actitud y visión del mundo. La gratitud nos lleva a cambiar las gafas a través de las cuales vemos el mundo, nos permite ser conscientes y valorar las cosas que tenemos, en lugar de centrarnos en las que NO tenemos.

 

El agradecimiento verdadero nos ayuda a mostrar el reconocimiento del favor que se nos ha concedido, lo que ayuda a establecer relaciones cordiales y a aumentar la sintonía entre dos personas. Hará que los demás estén más dispuestos a ayudarte. Cuando damos las gracias motivamos a que esa persona quiera volver a ayudarnos de nuevo. Al mostrar agradecimiento le estamos diciendo que reconocemos su esfuerzo y que este ha sido importante para nosotros.

Otro estudio (ya os comenté que se habían puesto las pilas con este tema), esta vez en la Universidad de Pennsilvania, las personas que recibieron un simple correo electrónico de agradecimiento incrementaron su disposición a volver a ayudar de un 32% hasta un 66%!!!. Lo que motivaba a las personas a brindar su apoyo era saber que eran apreciados y valiosos para alguien.

 

En la Northeastern University los psicólogos hicieron una prueba (y ya van 3 estudios…): dieron la opción de entregar 54 dólares inmediatamente, o 80 dólares dentro de 30 días. Previamente, dividieron a los participantes en 3 grupos y en cada grupo generaron un estado emocional: alegría, gratitud y neutralidad. Sólo las personas que experimentaron gratitud decidieron aplazar la recompensa. ¿Motivo?,  cuando nos sentimos agradecidos aparcamos el egoísmo, toma protagonismo la paciencia y potenciamos el autocontrol.

 

Otro efecto de la gratitud, mejora nuestra salud.  Cuando nos sentimos agradecidos, percibimos que nuestro mundo funciona mejor, como si las buenas vibraciones se fueran contagiando (reducimos estrés). También está comprobado (estudio de Grant MacEwan University, ya perdí la cuenta…) que hacer una lista con los motivos por los que dar las gracias, antes de ir a la cama, mejora cualitativamente la calidad del sueño,  Además las personas que practican la gratitud mantienen hábitos de vida más sanos, lo que alarga la esperanza de vida.

 

La gratitud también ayuda a desarrollar la resiliencia. Reconocer aquellas cosas por las que podemos sentirnos agradecidos (incluso en los peores momentos) es una habilidad esencial para lidiar mejor con los desafíos que la vida nos presente.

 

En resumen, la práctica del agradecimiento tiene los siguientes efectos:

  • Sentirse más satisfecho/feliz.
  • Potencia la actitud positiva
  • Mejora las relaciones (personales, sociales y laborales).
  • Mayor autocontrol
  • Vida más saludable
  • Desarrolla la resiliencia.

 

Como dijo Buda: Vamos a dar las gracias, porque si no aprendimos mucho hoy, por lo menos hemos  aprendimos un poco; y si no hemos aprendido un poco, por lo menos no estamos enfermos; y si estamos enfermos por lo menos estamos vivos. Así que vamos a dar las gracias”.

GRACIAS!!!!!!!!!!

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Añadir comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies