Abúrrete

Coaching personal y laboral

Abúrrete 2

Abúrrete

Si, has leído bien, ABÚRRETE. Puntualmente, de vez en cuando, un poco cada día…..abúrrete.

Nos encontramos con una gran paradoja: la fisionomía de nuestro cerebro ha variado muy poco en los últimos 30.000 años, sin embargo, ¿el entorno?, ¿la información que recibimos?, ¿los estímulos?…..¿cómo han cambiado en estos 30.000 años?.

Los estudios dicen que recibimos al día unos 70.000 ideas-pensamientos-emociones-recuerdos-percepciones. Si bien, sólo somos conscientes de un 5%, el otro 95% sigue trabajando sin darnos un respiro. Si a esto añadimos el tiempo que estamos conectados al móvil, redes sociales, correo electrónico, tv…..puede darnos una idea de lo que estamos haciendo a nuestro cerebro. Como el motor de un coche, si lo llevamos al máximo de revoluciones,  de forma constante y sin tregua, el motor se gripa.

Por ello es no sólo importante sino necesario PARAR y así evitar que nuestro cerebro colapse.

El aburrimiento soporta una etiqueta negativa pues lo asociamos con vaguear, ser improductivo, perder el tiempo….y, de forma prolongada, es probable que tenga estos efectos. No obstante, en este post te invitamos a poner en práctica el aburrimiento “puntual” una vez conozcas los beneficios que aporta:

 

  1. Después de un día agotador, dedicar unos minutos a HACER NADA (ni leer, ni escribir, ni escuchar música, NADA, simplemente divagar) es la mejor forma de librarnos del agotamiento y cansancio mental.

   Conseguiremos reducir el estrés y los niveles de cortisol: “Parar para  REPARAR”.

   Además, tras estos minutos de HACER NADA, el cuerpo pedirá actividad y dinamismo, fruto de la energía renovada.

 

  1. Hacer NADA genera un espacio para conocernos mejor y tomar decisiones. Ver las cosas más claras, priorizar, nos permite organizarnos mejor. Esto se traduce en más efectividad.

 

  1. Hacer NADA nos lleva a soñar despiertos, que impulsa pensamientos creativos, un espacio donde se genera el boceto de nuestras metas y sueños.

 

  1. Hacer NADA provoca el bostezo. El bostezo oxigena el cerebro que posibilita la entrada de aire fresco, otro efecto reparador ;-)

 

En definitiva, buscar esos momentos de HACER NADA es reparador, incentiva la creatividad y mejora la organización.

Así que, si quieres “desconectar para conectar con más intensidad”

ABÚRRETE

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

2 comentarios

Añadir comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies